Tipos de coches que se preocupan por el medio ambiente

En la actualidad, el sector automoción se encuentra inmerso en un nuevo paradigma de la movilidad sostenible. La estricta regulación europea en materia de emisiones tiene como objetivo la descarbonización del transporte, y los fabricantes de automóviles y componentes trabajan contrarreloj para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones para las próximas décadas. Como resultado, hoy día podemos encontrar en el mercado un amplio elenco de vehículos sostenibles.

Los coches sostenibles son el único camino para lograr la descarbonización. Actualmente encontramos cuatro tipos de coches sostenibles.

Europa no acepta todos los tipos de coches sostenibles

En su carrera hacia la descarbonización, la Unión Europea ha aprobado recientemente que en 2035 se pondrá punto final a la producción y venta de coches con motores de combustión. Como parte del paquete ‘Fit for 55’ para lograr la neutralidad de carbono en 2050, la ley también introduce objetivos más estrictos para los próximos años.

En 2030, los fabricantes de automóviles deberán reducir las emisiones de CO2 en un 55% de los turismos nuevos y en un 50% para las furgonetas. Por otra parte, tenemos la normativa Euro 7, prevista para entrar en vigor en 2025. Todas estas novedades implican nuevos retos de movilidad sostenible, obligando al sector automoción a cambiar su hoja de ruta para los próximos años.

Hoy día, la industria de componentes de automoción aporta numerosas soluciones tecnológicas. Sin embargo, es preciso desarrollar un marco legislativo tecnológicamente abierto que tenga en cuenta los objetivos medioambientales, sociales y económicos y que salvaguarde la competitividad, la innovación y el empleo en el sector. 

La legislación debe fijar objetivos realistas y alcanzables partiendo del principio de neutralidad tecnológica. Lo ideal es una transición progresiva que abarque toda la gama de tecnologías de sistemas de propulsión. Una alternativa más acertada sería la eliminación gradual de los combustibles fósiles.

De esta forma, se incentivaría la contribución de los combustibles renovables y bajos en carbono que permiten reducir las emisiones no solo de los vehículos nuevos, sino también de la flota existente. Diversos tipos de coches sostenibles para ofrecer múltiples soluciones adaptadas a cada necesidad

Esto implica incluir las mejoras de eficiencia de los motores de combustión interna y su adaptación a los combustibles renovables y bajos en carbono (hidrógeno, biocombustibles y combustibles sintéticos); así como la electrificación (con batería o pila de combustible) y los diferentes grados de hibridación.

Tipos de coches sostenibles que podemos encontrar

Si bien el coche eléctrico es el gran protagonista de cara a los próximos años, lo cierto es que el sector de la automoción está trabajando en un elenco mucho más amplio de tecnologías. Un abanico de coches sostenibles que ofrecen a los usuarios diversas opciones de movilidad sostenible.

1. Vehículos eléctricos

Los vehículos eléctricos cuentan con uno o varios motores eléctricos y una batería que almacena la electricidad. Se recargan conectando el vehículo a una fuente de carga externa. Por lo tanto, no emplean combustibles fósiles para funcionar ni emiten CO2 y partículas contaminantes a la atmósfera. Cuentan con el distintivo ambiental 0 emisiones de la DGT.

2. Vehículos híbridos

Los modelos híbridos combinan un motor de combustión (gasolina o diésel) y uno o varios motores eléctricos. Podemos encontrar diversos tipos de coches sostenibles en esta categoría:

  • Microhíbridos, ‘híbridos suaves’ o mild hybrid (MHEV): tienen una pequeña batería de 48V o 24V que se autorrecarga y un motor eléctrico. Este solo permite arrancar el coche en modo eléctrico y realizar paradas del motor térmico con el coche en funcionamiento. Se benefician del distintivo ambiental ECO de la DGT.
  • Full hybrid o híbrido eléctrico (HEV): su motor térmico y su motor eléctrico funcionan de manera conjunta o de forma independiente. Se asocian a una pequeña batería autorrecargable. La autonomía eléctrica es de apenas 2 o 3 km, a baja velocidad (hasta 50 km/h, aproximadamente). Tienen el distintivo ambiental ECO de la DGT.
  • Híbrido enchufable o Plug-in Hybrid (PHEV): las baterías y el motor eléctrico tienen mayor capacidad. Gracias a ello, brindan una mayor autonomía eléctrica (hasta 112 km) y a mayor velocidad (hasta 140 km/h, aproximadamente). Las baterías, además de autorrecargarse, se pueden conectar a la red eléctrica. Tienen el distintivo ambiental 0 emisiones de la DGT si la autonomía eléctrica es superior a 40 km.

3. Vehículos de hidrógeno

Existen dos tipos de vehículos que emplean el hidrógeno como fuente de energía:

  • Como combustible: su funcionamiento es muy similar al motor de combustión convencional. Sin embargo, solo emite agua. Actualmente se encuentran en fase de desarrollo.
  • Vehículos de pila de combustible (FCEV): son capaces de transformar el hidrógeno en energía eléctrica, que se almacena en una batería y mueve un motor eléctrico. Su funcionamiento es como el de un vehículo eléctrico, pero la energía la aporta la pila de combustible. No emiten partículas contaminantes, solo vapor de agua. Si el hidrógeno es verde, la huella de carbono es neutra. Les corresponde el distintivo ambiental 0 emisiones de la DGT.

4. Vehículos de gas

Para su funcionamiento, emplean motores de combustión interna que funcionan con gas y con gasolina. En esta categoría de coches sostenibles hay varias alternativas, todas ellas con el distintivo ECO de la DGT:

  • Gas Natural Comprimido (GNC): el gas empleado es metano. Permite reducir las emisiones de CO2 en un 10%, las de NOx en un 33% y las partículas en suspensión en un 95%.
  • Gas Licuado del Petróleo (GLP): emplean una combinación de butano y gas propano. Permite reducir las emisiones de CO2 en un 15% y las de NOx en un 95%.
  • Gas Natural Licuado (GNL): más habitual en vehículos pesados, se consigue sometiendo al gas natural a bajas temperaturas (-160ºC) para que pase de estado gaseoso a líquido.
  • Biogás: está compuesto principalmente de metano, dióxido de carbono, nitrógeno y otros gases. Produce entre un 60% y un 80% menos emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con los combustibles fósiles.

Biocombustibles y e-Fuels, una alternativa muy interesante

Los combustibles sintéticos y ecocombustibles permiten utilizar toda la infraestructura y motores de combustión interna existentes -con pequeñas modificaciones-, ofreciendo tiempos de repostaje idénticos a los actuales. Su gran virtud es que no producen emisiones nocivas para el medioambiente y evitan las limitaciones de autonomía de los coches eléctricos. Todavía se encuentran en fase de desarrollo por su elevado coste de producción para ser 100% limpios:

  • Biocombustibles: combustibles líquidos bajos en carbono. Se producen a partir de materias primas alternativas al petróleo, como residuos forestales y agrícolas o CO2 capturado.
  • e-Fuels o carburantes sintéticos: carburantes líquidos que se obtienen de un proceso químico a partir del hidrógeno. Si se emplea energía renovable en su producción, es un combustible 100% limpio.

Existe un amplio abanico de coches sostenibles tanto en el mercado como en desarrollo. Cada uno de ellos tienen sus ventajas y desventajas, pero lo que está claro es que son más eficientes que los vehículos de combustión tradicionales y brindan a los usuarios la posibilidad de avanzar hacia la descarbonización adecuándose a sus necesidades particulares.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

El talento femenino en el sector de la automoción no es cuestión de modas. Las mujeres aportan un valor añadido y permiten a las