Los nuevos retos de la movilidad sostenible en el sector de la automoción

  • El 2035 será previsiblemente el año clave en la transición del motor de combustión hacia modelos más ecológicos.
  • Países, empresas y consumidores deben cambiar su forma de pensar y actuar para adaptarse a los cambios que se plantean

La Unión Europea ha propuesto que el año 2035 sea el año en el que se ponga punto y final a la producción y venta de coches con motores de combustión. Este drástico anuncio marca un antes y un después en nuestra forma de movernos. Esos nuevos retos de movilidad sostenible obligan al sector de la automoción a cambiar su hoja de ruta. Nuevos propósitos que tendrán como base la sostenibilidad de todos los procesos.

El sector de la automoción, concienciado con la movilidad sostenible

En los últimos años hemos asistido al crecimiento de una nueva mentalidad, una mentalidad verde y ecológica. El respeto al medio ambiente ha calado profundamente en la sociedad y en todos los procesos industriales. La forma de desplazarnos ha cambiado de padres a hijos. Una movilidad sostenible es posible y, de hecho, ya es real.

En septiembre de 2015, 193 países de todo el mundo, incluida España, firmaron el Acuerdo de París que plantaba las bases de un futuro sostenible. Una guía para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad. En el pasado foro de Davos de 2020 se dio un paso más allá con el manifiesto del “propósito universal de las empresas en la cuarta revolución industrial”. Un documento que reafirma el compromiso empresarial en cumplir con los objetivos medioambientales pactados.

Por supuesto, tales acuerdos implican cambios profundos en una industria clave para el devenir de Europa y de España. El sector de la automoción representa más del 10% del PIB y el 19% de las exportaciones. La cadena de valor social que aporta es fundamental, generando más de dos millones de empleos directos e indirectos. Un sector estratégico clave que tiene ante sí un desafío de considerables magnitudes.

Los retos de la movilidad sostenible en el sector de la automoción

1. Renovación del parque de vehículos

El primer reto viene marcado por el mercado. España cuenta con uno de los parques automovilísticos más envejecidos de la zona Euro. El cambio por una movilidad más limpia debe suponer implicaciones en todos los niveles. Los planes de ayuda estatales a la compra de vehículos sostenibles son un paso fundamental. Diversas encuestas demuestran que un 57% de los consumidores estaría dispuesto a cambiar sus hábitos de compra para reducir el impacto medioambiental.

2. Eliminación de los motores de combustión

La completa eliminación de los motores de combustión debe acompañarse de una red de recarga viable y eficaz. La producción de energía verde es un grave problema que debe considerarse esencial de cara a ese nuevo paradigma. Las energías renovables serán esenciales en este objetivo de emisiones neutras. En la actualidad, ya existen diversos programas para incentivar la red de recarga como el que ha puesto en marcha CTAG, liderando el proyecto ALMA para desarrollar una estructura más sostenible y eficiente para el vehículo eléctrico.

Coche eléctrico, el futuro de la automoción
El coche eléctrico representa el futuro de la movilidad. Un reto con muchos problemas por solucionar.

3. Reaprovechamiento de los componentes

El reciclaje y el reaprovechamiento de los componentes resultará clave para alcanzar los ambiciosos planes ambientales europeos. El sector de la automoción tiene un largo historial en el reciclaje, refabricación y reutilización de componentes. La economía circular ya permite recuperar hasta el 95% de las partes de un automóvil, volviéndose a emplear en la industria o destinándolas a otros nichos comerciales o fines.

4. Innovación y desarrollo de nuevas tecnologías

No podemos olvidarnos de la innovación. El vehículo eléctrico es el futuro, pero para ello se deben desarrollar las condiciones ideales para su uso. La red de recarga y la autonomía son los problemas fundamentales a los que habrá que dar solución durante los próximos años. El desarrollo de tecnologías que todavía no están con nosotros se volverá indispensable.

En este punto cabe mencionar que el sector de la automoción es de los que más invierte en el vital proceso de I+D+i. La innovación y el desarrollo de nuevos sistemas y tecnologías está profundamente arraigado en la industria. Solo en España el sector invierte el triple de la media nacional, un 4% de su facturación, y se espera que durante los próximos años esa cifra llegue a duplicarse.

Compromiso común para alcanzar la movilidad sostenible

La movilidad sostenible implica profundos cambios en todos los sentidos y aspectos de nuestra vida. Este camino que hemos emprendido debemos realizarlo juntos. Países, Gobiernos, empresas y consumidores deben darse la mano para que se pueda llegar a buen puerto de una manera satisfactoria, legal y trasparente.

La financiación exigida en el complicado proceso de I+D+i debe darse y recibirse con la máxima transparencia posible. Resulta fundamental que Gobiernos y empresas se pongan de acuerdo para regular tales acuerdos. De su buen hacer se conseguirán grandes logros de una forma sostenible y respetuosa no solo con el medio ambiente, también con la sociedad.

La industria de la automoción ha ido evolucionando década a década a lo largo de los más de 100 años de historia del automóvil. Una evolución con tendencia a acelerarse en los últimos años por la incorporación de las tecnologías digitales, los nuevos materiales y las nuevas tecnologías de propulsión. El siglo XXI marcará nuevos y apasionantes retos. La descarbonización es uno de los desafíos más fuertes a los que se ha enfrentado. El éxito está asegurado gracias a una industria fuerte y sostenible.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

Europa ha fijado importantes objetivos para el futuro, y España juega un papel fundamental al ser uno de los principales fabricantes a nivel mundial.