La calidad en el sector de la automoción: Del fabricante al taller

  • A partir del 1 de enero de 2022 ha entrado en vigor una nueva legislación que fomenta, aún más, la calidad del sector de la automoción.
  • Todos los vehículos nuevos matriculados dentro del territorio de la Unión Europea contarán con una garantía de mínima de tres años.

La industria del automóvil avanza muy deprisa. En las últimas dos décadas el sector ha evolucionado más que en el último siglo. Las nuevas tecnologías y el avance de sistemas de movilidad alternativos han supuesto toda una revolución. En todo ese proceso de mejora continua se ha dejado valer la calidad del sector de la automoción, desde el fabricante al taller. Una cadena sincronizada de garantía.

En el desarrollo, producción y reparación de un coche entran en juego muchos actores. Protagonistas que tienen la difícil tarea de cumplir con los más altos estándares de calidad. Un trabajo que contempla el esfuerzo desde el primer al último eslabón de una cadena muy compleja y extensa.

La evolución de nuevas tecnologías ha impactado de forma positiva en la fiabilidad y calidad de los componentes de automoción. Hoy en día, nos encontramos con los automóviles más seguros, avanzados y fiables que jamás hayan existido.

Nueva normativa para garantizar la calidad del sector de la automoción

Recientemente se ha aplicado una nueva normativa relativa a las garantías ofrecidas en los talleres de toda Europa. A partir del 1 de enero de 2022 ha entrado en vigor una nueva legislación que promueve la calidad del sector de la automoción, nuevos requisitos recogidos bajo el Real Decreto Ley 7/2021 firmado el 27 abril de 2021.

Con la entrada en vigor de la nueva normativa, los usuarios se verán más protegidos frente a problemas en las garantías por piezas y reparaciones. En el ámbito del taller, las reparaciones realizadas a partir de 2022 tendrán un periodo de garantía de tres meses o, en su defecto, 2.000 kilómetros recorridos, lo que antes se produzca. Excluidas quedan aquellas sustituciones o componentes que contemplen un plazo superior de garantía.

Tal y como recoge el RD, la entrada en vigor de dicho plazo es a partir del preciso momento en el que el usuario recepciona su vehículo de vuelta, siempre y cuando la reparación no sea manipulada o adulterada por terceros. De esta forma la normativa española se adapta a las directivas europeas en el refuerzo de las garantías para el usuario. Adicionalmente, todos los vehículos nuevos matriculados dentro del territorio de la Unión Europea contarán con una garantía de mínima de tres años.

Más garantías para los recambios

Un automóvil está compuesto por cientos de miles de piezas y componentes. A lo largo de la vida útil de un vehículo, algunos de sus elementos deberán ser sustituidos o actualizados. La calidad del sector de la automoción ha demostrado que los recambios cada vez son más longevos, permitiendo extender la vida operativa de muchos de ellos por encima de los estándares de la industria.

Los principales elementos de cambios son aquellos que tienen que ver con el desgaste habitual de uso. Aceites, filtros, neumáticos, baterías o bujías son componentes habituales de cambio cada paso por la red de talleres de España. El mantenimiento de todos ellos resulta fundamental, no solo para garantizar la óptima operatividad del vehículo, sino también para salvaguardar la seguridad de los ocupantes.

Crecimiento en el mercado de recambios

A pesar de la complejidad de los nuevos formatos, los coches y los fabricantes son sinónimo de calidad y compromiso. A lo largo de 2021 el mercado de recambios en España creció más del 16% respecto al año anterior. Un estudio, en colaboración con ANCERA (Asociación Nacional de Comerciantes de Equipos, Recambios, Neumáticos y Accesorios para Automoción), afirma que la facturación creció un 11% con respecto al último trimestre de 2020.

En un contexto de crecimiento, durante los próximos meses los fabricantes de recambios tendrán que seguir afrontando los problemas y las complejidades actuales. El mercado vive una etapa de dificultad a la hora de encontrar suministros. Y a esto se suma el incremento de precios ante el encarecimiento de materias primas, principalmente la energía. Todo ello, fruto de factores ajenos al sector de la automoción.

Un sector fuerte

Aunque los mercados se enfrenten a una situación muy comprometida, el sector demuestra su solidez. El peso del sector del automóvil en España representa un 10% del PIB nacional. Es el cuarto mayor fabricante de recambios y componentes a nivel europeo. La calidad del sector de la automoción es reconocida en todo el mundo, suministrando componentes y mano de obra a marcas y proveedores. El 60% de la facturación del sector procede de las exportaciones a más de 170 países y cinco continentes.

Tras cada pieza, cada recambio o cada componente se encuentra una fuerte inversión en desarrollo e investigación. Más de 1.000 millones de inversión que representan el 3,6% de la facturación. En la cadena de valor, los componentes aportan el 75% del valor total del vehículo. Los nuevos retos que están por llegar no harán sino elevar el listón de una industria y una mano de obra de primer nivel.

La calidad del sector de la automoción en España es reconocida a nivel internacional. La cadena de valor de una larga lista de eslabones, desde el fabricante al taller. Los máximos beneficiarios son los usuarios, que ahora ven incrementada su seguridad con la ampliación de garantías y derechos.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

Descubre cuáles son los retos en movilidad sostenible planteados por Europa para el sector de la automoción en los próximos años.