Retos y desafíos de la cadena de suministro de la industria de la automoción

  • La política europea y nacional debe apoyar el acceso seguro a las materias primas y evitar interrupciones en la cadena de suministro de la industria de la automoción.
  • El éxito de la estrategia industrial dependerá del apoyo a la inversión en I+D a largo plazo. Así como el el establecimiento de una regulación inteligente que tenga en cuenta aspectos económicos, sociales y medioambientales

La cadena de suministro de la industria de la automoción está obligada a ser segura, fiable y eficiente. Debe garantizar no solo la puntualidad de las entregas, sino también su calidad.

España está en el top 10 de países con mayor producción de vehículos a nivel mundial. Es el 2º país europeo, siendo además el cuarto país de Europa con mayor producción de componentes. Fabricantes de automóviles y de componentes de todo el mundo tienen centros de producción en España.

En concreto, hay 17 plantas ensambladoras de vehículos. Más de un millar de empresas fabricantes de Componentes y Equipos integran la cadena de suministro de la industria de la automoción. Es un sector globalizado, muy desarrollado y de gran tamaño que, a pesar de la pandemia, ha sabido mantenerse a la cabeza.

El impacto de la COVID-19 en la cadena de suministro de la industria de la automoción

El coronavirus puso de manifiesto las debilidades del sector, pero también ha supuesto una importante fuente de conocimiento. La cadena de valor de la automoción fue una de las actividades económicas industriales y comerciales más afectadas por la crisis sanitaria. A los cortes de las cadenas de suministro mundiales se unieron intensas caídas de la demanda en nuestros mercados de exportación.

Todo ello generó una gran incertidumbre en el mercado de automoción nacional, europeo e internacional. También se notó el impacto en las operaciones en la cadena de suministro desde China a otras regiones. Desde el punto de vista de afrontar situaciones como la COVID-19, el enfoque de colaboración pasa por crear más valor, desde la generación de modelos agregados con los recursos y capacidades ya existentes.

Las interconexiones a lo largo de la cadena de suministro en el sector implican un posible efecto dominó cuando ocurren interrupciones en alguno de los eslabones. Por ello, tras la COVID-19 existe un cambio de paradigma y se impulsan las redes de producción más localizadas, con cadenas de suministro y estrategias de almacenamiento también más próximas al cliente final.

La política europea y nacional debe apoyar el acceso seguro a las materias primas y evitar interrupciones en la cadena de suministro de la industria de la automoción por conflictos comerciales o disputas geoestratégicas. Al mismo tiempo, hay que apoyar los esfuerzos de I+D para desarrollar soluciones tecnológicas alternativas que puedan reducir la dependencia de materiales cuyas perspectivas de suministro son inciertas.

La industria 4.0 en el sector de la automoción
La industria 4.0S implica profundos cambios en la cadena de suministros de la industria de la automoción.

Hacia la descarbonización de la cadena de suministro

La industria de la automoción es una industria comprometida con los nuevos retos de movilidad sostenible. Es un desafío continuo en el tiempo que conlleva no solo la transformación de los procesos o fábricas. También las personas, los equipos de trabajo y los proveedores son parte del cambio.

Estos desafíos están impulsando cambios que están redefiniendo la cadena de suministro de la industria de la automoción en su avance hacia una digitalización sostenible, estableciendo estrategias de colaboración para la co-creación con otros agentes de la cadena de valor e impulsando hacía la transparencia con sus diferentes grupos de interés.

Las administraciones públicas son fundamentales para el impulso de la industria 4.0S y la transformación de la cadena de suministro. Ha de hacerse mediante la aplicación de la tecnología, una mayor integración, digitalización y conectividad. Al mismo tiempo, ese apoyo va acompañado de una mayor exigencia en transparencia de la información y mejora la relación de confianza entre ambos.

La colaboración público-privada es fundamental para avanzar conjuntamente en un marco normativo inteligente, armonizado y homogéneo. Un catalizador del proceso de transformación sostenible. Desde el sector público hacia el privado y viceversa, hay una necesidad continua de desarrollar un ecosistema robusto de movilidad donde la información fluya de manera bidireccional.

Profundos cambios en la cadena de suministro de la industria de la automoción

En 2021 el sector de la automoción vive un proceso acelerado de transformación tecnológica e industrial, a pesar de haber sido uno de los sectores industriales más perjudicados al inicio de la pandemia. Sin embargo, la industria automovilística y de la movilidad se ha precipitado hacia un profundo cambio en esta nueva normalidad. Su principal papel es responder a la evolución de las expectativas de los clientes y mantener un crecimiento sostenible, evitando que se vuelvan a producir dificultades como las originadas por la pandemia. 

En este contexto, las nuevas tecnologías están marcando el futuro de una industria cuyo reto más inmediato es llegar a ser sostenible. Se espera que más de 2.100 nuevas empresas digitales se incorporen a la cadena de suministro del sector del automóvil. Por ello, la Unión Europea publicó el 5 de mayo una actualización de la estrategia industrial europea.

Esta recoge una serie de nuevos instrumentos normativos y clarifica la posición de los legisladores en política industrial y el papel de la industria en la transición verde y digital. La estrategia se basa en el marco europeo de ayudas de estado y de cofinanciación de la producción innovadora para desarrollar sectores estratégicos.

La estrategia también pone el foco en reforzar la resiliencia del mercado único, a la vez que se reducen dependencias singulares en importaciones críticas. Estimulando una mejor coordinación entre los estados miembros se evitan situaciones como el bloqueo del transporte de mercancías en las fronteras o la disrupción de cadena de suministros que fueron frecuentes durante la pandemia.

Si se dan las condiciones adecuadas, el sector del automóvil tiene el potencial de ser líder mundial en soluciones de movilidad sostenibles y seguras. También sirve de referente para la base industrial europea en general, y un ejemplo de economía sostenible, digital, resistente y competitiva a nivel mundial.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

La presencia de piezas falsificadas o que no cumplen con homologaciones es cada vez mayor y preocupa al sector.