Mantenimiento de los amortiguadores: ¿Cuándo hay que cambiarlos?

  • La amortiguación del coche es un elemento de seguridad fundamental de nuestro vehículo, junto con los frenos y los neumáticos. Los amortiguadores en mal estado pueden afectar incluso al funcionamiento del sistema ABS.
  • Detectar cuándo cambiar los amortiguadores es sencillo. Basta con hacer una simple comprobación o estar atento a una serie de signos. Te lo contamos.

La amortiguación del coche, junto con los neumáticos, es un elemento clave que garantiza la seguridad de nuestro vehículo. En muchas ocasiones no se les presta la misma atención que a otros componentes del automóvil. Seguro que muchas veces te has preguntado “¿Cuándo tengo que cambiar los frenos?”, “¿Cada cuánto se cambia el aceite?”, pero y los amortiguadores, ¿cuándo hay que cambiarlos?

Todos los conductores deberíamos hacernos esa pregunta con asiduidad, porque es vital. La realidad es que el cambio de amortiguadores es una de las operaciones de mantenimiento del automóvil. Sin embargo, cumplen una función básica para el buen comportamiento del vehículo.

Permiten que los neumáticos estén en contacto con la carretera, absorben las irregularidades del terreno y controlan los movimientos de la carrocería. Además, son grandes aliados de tecnologías como el sistema ABS o el ESP. Si los amortiguadores están en mal estado, los sensores de estos sistemas no funcionan con eficacia. Hoy te vamos a dar todas las claves del mantenimiento de los amortiguadores.

¿Cuánto tiempo de vida tienen los amortiguadores?

Las operaciones de mantenimiento de un automóvil no son una ciencia exacta. Existen diversos factores que afectan al correcto funcionamiento de la amortiguación del coche: la carga del vehículo, los kilómetros recorridos, el estado de la carretera, la humedad, el óxido, la sal, los cambios de temperatura, entre otros.

Todo combinado va mermando la capacidad de actuación de este elemento fundamental en la seguridad de nuestro vehículo. Hemos de ser conscientes de que un amortiguador se comprime entre 5.000 7.000 veces por minuto. En un período de cuatro años o 60.000 kilómetros, estaríamos hablando de 420.000.000 compresiones.

Lo importante es ser capaces de detectar cuándo cambiar los amortiguadores antes de que estén en malas condiciones. Según apunta el Real Automóvil Club de España (RACE), el cambio de los amortiguadores del coche se debe realizar a partir de los 65.000 kilómetros. Siempre sin llegar a superar los 90.000 kilómetros. En cualquier caso, es recomendable cambiar los amortiguadores cada cinco años por norma general.

Los amortiguadores ¿cuándo cambiarlos preferiblemente?

Nuestro consejo es que vayas comprobando el estado de los amortiguadores aproximadamente cada 20.000 kilómetros. Existe un truco muy sencillo y, de esta forma, evitarás tener los amortiguadores desgastados. Basta con ejercer una fuerte presión hacia el suelo en cualquier extremo de tu vehículo.

Si la carrocería baja, pero vuelve a su posición habitual de forma lenta y estable, sin dar un rebote, la amortiguación del coche está en buen estado. En caso contrario, si al ejercer la fuerza se producen rebotes es hora de sustituirlos. Si es el caso, debes tener en cuenta lo siguiente.

Al igual que ocurre con los neumáticos, se debería sustituir los amortiguadores por ejes. Dicho de otra forma, cambiar los dos amortiguadores del eje delantero o trasero a la vez. Si sustituyes un solo un amortiguador de cada eje, estarás descompensando la estabilidad del vehículo.

¿Cómo detectar amortiguadores en mal estado?

Existen una serie de signos a través de los cuáles podemos detectar amortiguadores en mal estado en nuestro vehículo. Si notas algunos de estos signos en tu vehículo, es momento de acudir al taller para evitar sufrir un accidente:

  • Fugas de aceite hidráulico bajo la suspensión.
  • Si los amortiguadores hacen tope en zonas de resaltos, badenes o baches profundos.
  • Se produce un desgaste irregular de los neumáticos (en este caso es menos evidente, ya que las causas pueden ser diversas).
  • El tiempo y la distancia de frenado han aumentado.
  • En zonas de curvas o con asfalto mojado tienes mayor dificultad para controlar el vehículo.
  • Percibes vibraciones en el volante.
  • Tu vehículo es más sensible al viento lateral.
  • Se producen deslumbramientos en la oscuridad.
  • Al acelerar el eje trasero se hunde en exceso.

La importancia de un buen mantenimiento de los amortiguadores

Los amortiguadores, los frenos y los neumáticos componen lo que se conoce como ‘Triángulo de la seguridad’ del vehículo. Mantener la amortiguación del coche en buen estado es fundamental para la seguridad vial. Lo es porque de los amortiguadores depende el comportamiento de los frenos, la dirección, el sistema ABS, el ESP o la estabilidad del vehículo, entre otros elementos.

En zonas de curvas o cuando circulamos a elevada velocidad, podemos sufrir graves consecuencias si tenemos los amortiguadores desgastados. Además, un mantenimiento inadecuado de los amortiguadores puede provocar un aumento del desgaste del resto de piezas, como rótulas, cojinetes, soportes, neumáticos…

Detectar amortiguadores en mal estado puede ahorrarte más de un susto en la carretera, porque cumplen esencialmente seis funciones básicas:

  • Soportan la carga del vehículo.
  • Absorben las irregulares del terreno para brindar confort a los ocupantes.
  • Controlan la dirección del vehículo.
  • Junto con los neumáticos aportan adherencia al vehículo, influyendo en la estabilidad y la frenada.
  • Mantienen la alineación de las ruedas.
  • Ofrecen la altura óptima del vehículo.

Como ves, un adecuado mantenimiento de la amortiguación del coche es indispensable para evitar sorpresas. Si te preguntas cuándo cambiar los amortiguadores, recurre a nuestro pequeño truco para comprobar su estado y no te la juegues en la carretera.

Junto con los neumáticos, la amortiguación del coche es un elemento esencial para nuestra seguridad

Compartir

Últimas entradas

Artículos relacionados

La descarbonización de la industria de la automoción van más allá de dar el salto a los vehículos eléctricos. Te contamos la razón.