Zero accidentes: un compromiso de todos

  • Los retos de la movilidad implican que el coche del futuro será electrificado, autónomo, conectado, compartido y personalizado.
  • Los coches autónomos, los connected car y los connectivity cars, junto a otras iniciativas, nos ayudarán a conseguir el objetivo de Zero accidentes en 2050.

Las empresas del sector de componentes estamos trabajando en los nuevos retos de la industria de la automoción. Es por ello por lo que hemos decidido unir nuestros esfuerzos y nuestros conocimientos para abordar sectorialmente los desafíos que plantea la movilidad del futuro. Una movilidad que será más sostenible, conectada y automatizada.

La transición hacia la movilidad sostenible es impulsada, entre otros, por la Unión Europea y por la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Supone una transformación total de la cadena de valor del sector, desde el aligeramiento de materiales o los servicios para una movilidad sostenible hasta innovaciones en materia de seguridad vial.

SERNAUTO y el sector al que representa tienen una responsabilidad y un compromiso con todos y cada uno de sus grupos de interés. De ahí que mantenga un diálogo fluido y continuo con todos ellos y promueva acciones para la protección del medio ambiente. En este contexto, hemos desarrollado programas de I+D+i que impulsen la innovación en materia de Industria 4.0S.

Los retos de industria 4.0S (industria 4.0 elevada a la “s” de sostenible) están presentes en las empresas del sector de componentes. Esencialmente, estos aspectos definen la transición a una industria más digitalizada y sostenible, Términos como digitalización, zero emisiones, zero residuos, zero accidentes y transición justa están detrás de este término.

Centrándonos en el objetivo de zero accidentes, el I+D+i en el que se están focalizando los proveedores de automoción incluye software, inteligencia artificial, conectividad, análisis de datos, sistemas de propulsión eléctrica o con energías alternativas, sensórica, IoT y realidad virtual, entre otros.

La digitalización, clave para la movilidad

Como hemos visto, los retos de la movilidad suponen que el coche del futuro será electrificado, autónomo, conectado, compartido y personalizado. Todos estos cambios impactan de manera profunda en las empresas del sector y en sus procesos de fabricación y comercialización, tanto en la cadena de suministro como en el mercado de recambios de automoción.

Para lograrlo, será necesario que tanto el vehículo del futuro como la infraestructura se convierta en un auténtico centro de conexiones y comunicaciones para los usuarios. Aquí la digitalización juega un papel vital.

Todos los datos que el vehículo y la infraestructura produzcan pueden ayudar a mejorar la seguridad al volante y la experiencia del consumidor en aspectos como:

  • Información en tiempo real del tráfico.
  • Reparación y mantenimiento preventivo.
  • Seguridad.
  • Confort del conductor.
  • Accesibilidad de uso.
  • Servicios personalizados.
  • Consumo y emisiones.

Por esta razón, existe una mayor demanda para que los componentes tengan la eficiencia, seguridad y ciberseguridad necesarias. El camino a la transición digital sostenible debe tener en cuenta:

  • Que la tecnología es el medio para poder cumplir con la normativa medioambiental y laboral cada vez más exigente.
  • Que la tecnología ayuda a responder a la demanda existente de eficiencia, salud, seguridad y ciberseguridad.
  • Por último, que la colaboración con los centros tecnológicos aporta la innovación para incrementar la competitividad.
Los coches autónomos serán decisivos para alcanzar el objetivo Zero accidentes en 2050
Los coches autónomos serán decisivos para alcanzar el objetivo Zero accidentes en 2050.

Objetivo Zero Accidentes: llegarán los coches autónomos

Como destaca la DGT, pese a las nuevas matriculaciones de los últimos años, el crecimiento de la antigüedad del parque preocupa mucho al sector, siendo uno de los más envejecidos de Europa. La media de los vehículos implicados en accidentes mortales se sitúa en 12 años para los turismos. Este porcentaje aumenta hasta los 13,8 años en el caso de los turismos en los que viajaban las personas fallecidas.

Según pone de manifiesto Tráfico, el riesgo de fallecer o sufrir una lesión con hospitalización aumenta con la antigüedad del vehículo. Si comparamos con los turismos de hasta 4 años, el riesgo de fallecer es 1,6 veces superior en los turismos de 10 a 14 años. Si hablamos de turismos de 15 a 19 años, el riesgo asciende a 2,2. Es por ello por lo que son imprescindibles medidas que incentiven el rejuvenecimiento del parque lo antes posible.

Otra de las grandes preocupaciones son las actividades clandestinas de reparación de vehículos por talleres ilegales, la existencia en el mercado de piezas de seguridad de dudoso origen (falsificaciones, piezas no homologadas o de desguace) inciden directamente en la seguridad vial… Entendemos que el vehículo constituye un espacio de confort y seguridad. Eso lo convierte en el elemento fundamental a la hora de garantizar la seguridad de los pasajeros y reducir la accidentabilidad. En este sentido, son cruciales también mecanismos de vigilancia de mercado que impidan que este tipo de productos lleguen a los vehículos que circulan actualmente por nuestras carreteras.

Iniciativas destacadas para mejorar la seguridad vial

Además de todo lo relativo a la innovación, los aspectos más relevantes en los que estamos trabajando desde el área de Recambios para conseguir el objetivo de Zero accidentes en 2050 están relacionados con:

  • El mantenimiento responsable de los vehículos. Garantizar que los vehículos en circulación mantienen unas condiciones de seguridad por encima de los mínimos exigidos. Esto minimiza el riesgo de accidentes por causas técnicas, además de contribuir a proteger el medio ambiente a través de la reducción de las emisiones.
  • El vehículo como un tercer espacio personal. Incorporar recambios y componentes orientados al vehículo como un espacio personal flexible; así como nuevos elementos para convertirlo en un producto inteligente y seguro para la salud de los pasajeros.
  • Consumidor consciente. Resultan fundamentales las acciones para generar más consciencia en el consumidor final a través de los productos, los canales (distribuidores, talleres) y de la capacidad mediática del sector de la posventa.

Somos conscientes de que la movilidad del futuro requiere mejorar la eficiencia y avanzar en la digitalización. Innovaciones como los coches autónomos, el connected car o los connectivity cars, en las que ya estamos trabajando, nos permitirán avanzar hacia un horizonte más sostenible, conectado y seguro. El objetivo: Zero accidentes en 2050.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

La descarbonización de la industria de la automoción van más allá de dar el salto a los vehículos eléctricos. Te contamos la razón.