Noticias

Ago2019

Artículo F. Iniciativas: Incentivo fiscal Ex Tarifário Brásil

Brasil se trata de un país donde existe una carga fiscal compleja y elevada. En España y, de forma general, en la Unión Europea, la carga fiscal en la venta de un elemento tangible (material y equipos, fundamentalmente) se traduce en la aplicación del IVA y del Impuesto de renta. Siguiendo el ejemplo, en Brasil, a una compra similar, aplica el PIS, COFINS, IPI, ICMS, CSLL e Impuesto de renta. Sin entrar en detalle de lo que significa cada uno de ellos, es posible apreciar la afirmación realizada al inicio del párrafo.

Brasil se trata de un país emergente, que ha evolucionado radicalmente en los últimos 25 años, en buena parte, por la absorción y desarrollo interno de tecnología. El país partió de un estado tecnológico precario y, actualmente, ha evolucionado en algunos campos (sobre todo, en el sector agropecuario) al punto de ser competitivo con grandes economías del mundo. A pesar de esta mejora latente, Brasil es consciente de que, en la mayor parte de las áreas, aún está un paso atrás de las grandes potencias. Es por esto que existen diversas políticas de incentivo al desarrollo tecnológico, algunas de ellas generales; otras, sectoriales.

Este artículo traerá información sobre una de ellas que, para empresas no domiciliadas en Brasil, puede ser de especial relevancia, cuando se piensa en la exportación a este mercado de más de 200 millones de personas, y más de 16 millones de empresas. Se trata de la exención del impuesto de importación para determinados equipos y componentes que no tengan proveedor similar en Brasil, comúnmente conocido como “Ex-Tarifário”. 

¿Cómo demostrar que no existe similar nacional? Se trata de aquellos bienes que pueda demostrarse que, técnicamente, tengan diferenciales mínimamente relevantes en comparación con el que pudiera proveer la empresa brasileña. Pueden ser estos porque el equipo a importar tenga menor precio (en debate cuál es ese proporcional), por diferencias de productividad, tecnológicos o, inclusive, por la calidad. De esta forma, Brasil busca que la incorporación de tecnologías avanzadas procedentes de otros países tenga una menor carga tributaria, fomentando que las empresas brasileñas tengan acceso a ese bien tan preciado que es la tecnología y el conocimiento, como base para el desarrollo económico y social del país.

El régimen “Ex-Tarifário” se aplica a bienes de capital (BK) o bienes de tecnología de importación (BIT). Fundamentalmente, equipos para la producción y logística o componentes electrónicos. Tal régimen existe también para piezas y componentes del sector del automóvil, incluido en el capítulo 3 del Programa “Rota 2030” (Ley 13.755 de diciembre de 18). La única diferencia para la empresa brasileña entre ambos programas es que, con el régimen “Ex-Tarifário”, el impuesto de importación se reduce directamente a cero durante un período de dos años (pudiendo renovar la concesión), sin obligaciones adicionales; y en el Programa “Rota 2030” el impuesto también se reduce a cero, pero obliga a que la empresa invierta el 2% del valor aduanero en proyectos de I+D (en centros de investigación o fondos de inversión), aunque la vigencia actual es mayor una vez concedida la habilitación (hasta diciembre de 2023). 

Además, el impuesto que la empresa brasileña reducirá no sólo será el impuesto de importación (normalmente, entre 12 y 16%), como también el IPI y el ICMS, de forma indirecta (pues el impuesto de importación contribuye a la base de cálculo de estos dos impuestos), pudiendo reducir el valor de compra del bien en más de un 20%. De este modo, la empresa extranjera que disponga de bienes habilitados en este régimen o programa contará con ventajas comerciales relevantes. Como último punto a considerar, informar que cualquiera de las solicitudes de habilitación debe ser realizada por empresa localizada en Brasil, donde hay una exigencia elevada, por parte de la Secretaría de Desarrollo, Industria y Comercio del Ministerio de Economía, en relación a la descripción técnica de los diferenciales técnicos e innovación que el bien traerá al tejido industrial brasileño.