Realidades sobre el coche autónomo

  • Los vehículos autónomos no son algo reciente, pero es en la actualidad cuando están recibiendo el mayor impulso. Damos un repaso a los principales proyectos vigentes en la actualidad alrededor del mundo.
  • El coche autónomo todavía debe superar algunos obstáculos para que veamos en nuestras carreteras coches sin conductor. Los coches autónomos en España no pueden superar por ahora el Nivel 2 de automatización.

El coche autónomo está cada vez más cerca o, al menos, eso dicen los expertos. Es más, ya existen en el mercado diversos modelos de automóviles que son capaces de automatizar ciertas tareas, como la de aparcar. En algunos lugares del mundo incluso se están llevando a cabo pruebas con coches sin conductor. La gran pregunta es, ¿cuándo veremos coches autónomos en España?

Entendemos por vehículos autónomos aquellos que son capaces de imitar las capacidades humanas de manejo y control. Gracias a complejas técnicas como láser, radar, sensores lídar, sistema de posicionamiento global y visión computarizada analizan el entorno que les rodea y conducen en consecuencia. En un coche autónomo, el usuario elige el destino, pero no activa ninguna operación mecánica del vehículo.

En la actualidad, existen cinco niveles de conducción autónoma. Sin embargo, son pocos los países que permiten a los fabricantes de automóviles poner en circulación coches sin conductor que superen el tercer nivel. Los factores que intervienen en la ecuación son muchos y muy variados, desde la legislación hasta la seguridad, así que vamos a hacer un análisis de la realidad actual del coche autónomo.

¿Qué proyectos de coche autónomo hay actualmente?

Si bien es ahora cuando la tecnología permite los mayores avances en el campo de la conducción autónoma, los vehículos autónomos no son un tema reciente. Corría el año 1939 cuando Norman Bel Geddes dio a conocer su propuesta de coche autónomo. Fue en la feria de muestras Futurama patrocinada por General Motors.

En aquel entonces, se trataba de un vehículo eléctrico controlado por un circuito eléctrico embebido en el pavimento de la carretera. Ha llovido mucho desde entonces y los coches sin conductor actuales poco o nada tienen que ver con el proyecto de Geddes. Hablamos de una de las tendencias de futuro de la movilidad que más rápido está avanzando en los últimos años.

El coche autónomo ya no es algo de ciencia ficción y en el mundo hay varios programas activos. De hecho, un estudio de IDTechEx realizado a partir de datos del departamento de vehículos a motor del estado de California y de la NHTSA, señala que en 2024 los vehículos autónomos «podrán circular con la misma seguridad que el americano medio«. Estamos en plena carrera tecnológica y hay grandes compañías involucradas.

Por una parte, fabricantes de automóviles como Tesla con el Autopilot; Ford y Volkswagen con Argo AI; o General Motors con Cruise y sus taxis autónomos. Mención aparte merece Mercedes-Benz. La firma alemana se ha convertido en la primera empresa automovilística del mundo que cumple los exigentes requisitos legales de la norma UN-R157 para un sistema de conducción autónoma de nivel 3.

Por otro lado, encontramos grandes compañías de tecnología. Claro ejemplo de ello son Google con Waymo; Intel con Mobileye; o Amazon y Uber con Aurora. Algunos de ellos ya llevan algunos años probando sus vehículos autónomos en carreteras estadounidenses y, aunque no han estado exentos de polémica, los proyectos avanzan hacia buen puerto.

China va a la cabeza del coche autónomo

Asia es, con diferencia, una de las regiones del mundo que avanza con mayor fuerza en materia de conducción autónoma. Por ejemplo, la tecnológica Baidu ya ha superado en China los 100.000 viajes en sus vehículos autónomos de prueba. Es más, el pasado mes de mayo comenzó a comercializar este servicio. En Guangzhou, Pony.ai, financiada por Toyota, ha obtenido la primera licencia oficial de taxi.

Europa, por el contrario, se mantiene todavía alejada de esta tendencia. En este sentido, Alemania es el país más avanzado. El pasado mes de mayo, el Bundestag aprobó un proyecto de ley que da amparo regulatorio a los coches autónomos de Nivel 4. Sin embargo, es evidente que urge un acuerdo a nivel europeo en materia de conducción autónoma para alcanzar el ritmo de los Estados Unidos y China.

Los coches autónomos en España

En España los coches autónomos también han tenido cierto protagonismo. Los trabajos pioneros fueron desarrollados por el CSIC. En 2012, se llevaron a cabo los primeros ensayos de conducción autónoma en nuestra geografía. Se trataba de un trayecto de 100 kilómetros entre El Escorial y Madrid realizado por el grupo AUTOPIA del Centro de Automática y Robótica. Lograron cubrir una amplia gama de escenarios en condiciones de tráfico estándar.

El marco legal es fundamental en este punto. España firmó, pero no ratificó la Convención de Viena y en noviembre de 2015 la DGT publicó una enmienda que permite, sin necesidad de modificar la legislación vigente, la realización de pruebas de conducción autónoma en condiciones reales en toda la red viaria española.

Gracias a eso, tenemos varias regiones con centros de pruebas especiales que ofrecen la posibilidad de responder a todo tipo de necesidades de desarrollo y validación de tecnologías CAD (Connectivity and Automated Driving), no sólo en vías públicas y ambientes controlados, sino también en ciudades grandes, medianas y pequeñas que, al final, tienen sus propias características para la implementación.

Uno de los últimos ejemplos se realizó este verano en Arteixo (A Coruña), donde el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG) realizó las primeras pruebas abiertas al público de su vehículo autónomo de última milla, primero de sus características que se hace en nuestro país.

En España la ley no permite que el conductor suelte el volante durante la conducción. Debido a ello, ningún vehículo comercializado puede alcanzar un Nivel 3 de conducción autónoma o superior. Podríamos decir que a nivel de reglamentación estamos solamente un poco retrasados, pero aún a tiempo. Lo lógico sería aplicar una solución parecida a la que se está implementando en Alemania o en Francia. Y los centros especializados están ya trabajando para conseguirlo.

Además, la compañía Goggo, fundada por Martin Varsavsky (también creador de Jazztel), pretende estar en el futuro de la logística con coches autónomos en España. Su primer proyecto incluye un robot de reparto de última milla; así como un vehículo autónomo de comidas estilo food truck. Ambos se encuentran ya en su fase de pruebas en ciertos espacios acotados dentro de Madrid.

El avance de la tecnología y de la regulación determinará en cuánto tiempo los coches autónomos de Nivel 4 y Nivel 5 serán una realidad. Por ahora, el escenario actual de evolución de la tecnología y de la legislación permite que nos encontremos en un nivel intermedio, denominado Nivel 2+.

Los vehículos autónomos requieren no solo una avanzada tecnología, también la infraestructura ha de estar preparada

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

Descubre cuáles son los retos en movilidad sostenible planteados por Europa para el sector de la automoción en los próximos años.