Los retos de la movilidad sostenible

Originalmente publicado en Fundación Repsol Open Room

La movilidad y el transporte sostenible son uno de los grandes retos del mundo actual. Un sistema de transporte eficiente y accesible es clave para nuestra calidad de vida y para poder afrontar los retos del cambio climático.

Movilidad sostenible y cambio climático: principales retos

La movilidad y el transporte sostenible es uno de los grandes retos del mundo actual. Un sistema de transporte eficiente y accesible es clave para nuestra calidad de vida, y precisamente porque juega un papel esencial en la sociedad y en la economía, es necesario afrontar el reto de una transición hacia la descarbonización del sector considerando todos sus impactos.

El transporte genera dos tipos de impactos; uno de ámbito local que afecta la calidad del aire y otro, de ámbito global, que contribuye al calentamiento del planeta y al cambio climático.

  • Los impactos de ámbito local afectan la calidad del aire, especialmente en las ciudades donde los contaminantes se quedan retenidos, las partículas (PM) y el dióxido de nitrógeno (NO2) son nocivos para la salud humana y para el medio ambiente. Por eso, en los últimos años se han implementado normas específicas que regulan la calidad de los combustibles y las emisiones de los vehículos, así como nuevas tecnologías que reducen en gran medida estas emisiones. Los motores actuales ya tienen incorporadas tecnologías que reducen estas emisiones, si se renovara la flota de vehículos con nuevos modelos de motores de combustión, este problema disminuiría notablemente. Aun así, se requiere seguir invirtiendo en el desarrollo de tecnología que ayude a evitar la emisión de estos contaminantes a la atmósfera.
  • Los impactos de ámbito global se deben a las emisiones de gases efecto invernadero (GEI), principalmente el CO2, debido a la combustión de motores que utilizan combustibles fósiles (gasolinas, diésel, gas natural) o a la composición del mix eléctrico que se utiliza para la recarga de vehículos; dependiendo de las fuentes de energía que compongan el mix eléctrico se emitirá más o menos CO2 a la atmósfera.  Además del CO2, también contribuyen a las emisiones GEI otros gases como es el metano o los óxidos nitrosos.

Además del uso del vehículo, hay otros factores que también afectan a las emisiones de CO2 en el transporte, estas son la fabricación del vehículo y la gestión de los residuos una vez finalizada su vida útil.

Para abordar el reto de la descarbonización del transporte  es necesario considerar las emisiones de todo el ciclo de vida completo de un vehículo y aportar soluciones concretas a cada necesidad.

¿Cuánto carbono emite un vehículo?   

Para calcular las emisiones de CO2 de los vehículos, se debe tomar en cuenta todo el ciclo de la energía, desde la extracción de la materia prima (energía primaria), pasando por la generación eléctrica o producción del combustible y hasta su consumo en el vehículo. Este ciclo se llama “pozo a rueda” o “Well to Wheel”, WtW en inglés.

Para continuar leyendo este post divulgativo, haz clic aquí

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

Estamos inmersos en una transformación de la movilidad. Un escenario en el que los proveedores de automoción tendrán un papel clave.