¿Qué son las emisiones NOx y cómo afectan al medioambiente?

  • Entre los contaminantes más perjudiciales para la salud y el medio ambiente encontramos los óxidos de nitrógeno (NOx). Se han convertido en un problema global grave, sobre todo en las ciudades.
  • Las emisiones de NOx pueden reducirse adoptando una serie de medidas frente a los vehículos de combustión interna más nocivos, aunque ese cambio debe ser progresivo teniendo en cuenta a todos los agentes.

La contaminación ambiental es un problema a nivel global, sobre todo en las grandes ciudades. De entre todos los gases contaminantes a los que nos enfrentamos a diario, los óxidos de nitrógeno (NOx) son unos de los más perjudiciales.

El abundante tráfico rodado de la urbe, las calefacciones más antiguas, la generación de electricidad para abastecer los núcleos urbanos, etc. Todo ello supone un problema que obliga a desplegar dispositivos para evitar las emisiones de NOx y a impulsar medidas para reducirlas.

Los vehículos de transporte son uno de los principales emisores de NOx (75%), junto con la utilización de combustibles fósiles (20%) en las centrales eléctricas, calefacciones o fuentes industriales. Por esa razón, los fabricantes de automóviles y de componentes llevan años trabajando, con éxito, para reducir las emisiones y mejorar la calidad del aire dentro y fuera de los núcleos urbanos.

¿Qué son las emisiones de NOx?

Cuando hablamos de NOx hablamos de óxidos de nitrógeno. En esencia, un grupo de compuestos químicos. Por separado, el oxígeno y el nitrógeno que los forman son gases inocuos. De hecho, están presentes en el aire que respiramos. Sin embargo, si se combinan surgen varios compuestos perjudiciales para la salud.

Las emisiones de NOx son el resultado de una combustión a alta temperatura en una atmósfera rica en oxígeno. Pueden ser naturales, causadas por la descomposición bacteriana de nitrógeno orgánico, los incendios forestales, la actividad volcánica o las tormentas; o generados por fuentes antropogénicas, como el uso de combustibles fósiles en la generación de energía.

¿Cómo afectan los NOx al medio ambiente?

Como ya hemos comentado, las emisiones de NOx tienen efectos negativos tanto para la salud como para el medio ambiente, especialmente si hablamos del dióxido de nitrógeno (NO₂) producido por los motores de combustión. Se trata de una sustancia de color amarillento, un gas tóxico, irritante y precursor de la formación de partículas de nitrato.

Esto conlleva la producción de ácido y elevados niveles de PM2.5 en el ambiente. Al tener buena solubilidad en agua, reacciona y forma ácido nítrico, el cual reacciona con materiales combustibles y reductores. De esta forma, puede atacar materiales metálicos en presencia de agua.

Estos son algunos de sus efectos en la atmósfera:

  • Acidificación y eutrofización de ecosistemas.
  • Afecciones metabólicas en fauna y flora.
  • Limitación del crecimiento vegetal.
  • Corrosión de materiales en edificios y estructuras.
  • Destrucción del ozono estratosférico.
  • Creación de lluvia ácida.
  • Contribución a la creación de la niebla fotoquímica (smog).
  • Motiva el efecto invernadero al reaccionar con los compuestos orgánicos volátiles.

También tienen efectos negativos sobre la salud. Los NOx en sus diferentes formas pueden provocar irritación de los sistemas respiratorio y ocular. Además, propician la aparición y agravamiento de procesos alérgicos (especialmente en niños) y enfermedades respiratorias crónicas y cerebrovasculares.

El esfuerzo por reducir las emisiones de NOx

Las emisiones de NOx deben ser tratadas para evitar su incidencia sobre el medio ambiente y en la salud. Esto está suponiendo un importante esfuerzo de desarrollo tecnológico de los fabricantes de automóviles y de componentes por reducir las emisiones de NOx y otros gases contaminantes.

Esa es la razón por la cual nació en la década de 1990 la normativa EURO, referente a los límites máximos de emisiones contaminantes que salen por el tubo de escape de los vehículos.

Esta norma se ha ido volviendo cada vez más exigente con el paso de los años. La Comisión Europea ha iniciado recientemente la tramitación legislativa del nuevo Reglamento Euro 7.

Gracias a la implantación progresiva de la normativa EURO desde 1992 y de una mayor apuesta por las energías renovables, sobre todo desde 2008, se puede apreciar una disminución global y paulatina de las emisiones de contaminantes en la UE. Así lo recoge el informe Air quality in Europe – 2022 reportde la Agencia Europea de Medioambiente.

En dicho informe se puede observar una reducción gradual de los principales contaminantes: NOx y partículas en las emisiones de los vehículos de transporte en Europa. En concreto, desde 2005 se ha logrado una disminución de un 30% en partículas PM10 (entre 2,5 y 10 µm) y de casi un 50% en emisiones de NOx.

Todavía queda camino por recorrer

Pese a los significativos avances logrados en materia de reducción de emisiones, la realidad es que todavía circulan en nuestro país 9,9 millones de vehículos sin distintivo ambiental y 9,4 millones con distintivo B. Esto supone el 91,4% de las emisiones de NOx y el 92,7% de las emisiones de partículas de los vehículos. En esta línea, es vital la renovación del parque automovilístico español, que actualmente tiene 13,5 años de media.

El uso de sistemas de tratamiento de los gases de escape y la tecnología de reducción de emisiones (válvula EGR, catalizadores, electrificación, AdBlue, filtros de partículas…) permite crear vehículos más eficientes que nunca. Vehículos capaces de cumplir con la norma actual Euro 6d.

La Euro 6d establece unos límites de emisiones de 80 mg/km de NOx para vehículos diésel y 60 mg/km para coches de gasolina. Si a eso le sumamos la fabricación y comercialización de cada vez más vehículos libres de emisiones, se podría lograr un impacto notable y positivo en la calidad del aire rejuveneciendo el parque móvil.

Para ello es necesario implementar medidas activas que permitan a los usuarios acceder a vehículos actuales. Esto, junto con el achatarramiento de los automóviles más antiguos y su sustitución por modelos nuevos o seminuevos con menos de siete años de antigüedad, permitirá continuar reduciendo las emisiones de NOx.

Las emisiones de NOx y la contaminación en las ciudades son un problema de todos. Por ese motivo, los fabricantes de automóviles y de componentes llevan décadas trabajando para reducir los niveles de NOx y otros contaminantes de los vehículos. Respecto a los modelos más antiguos, los vehículos nuevos son menos contaminantes que nunca.

Los NOx y las partículas son uno de los principales causantes de smog en las grandes ciudades. Renovar el parque automovilístico es una prioridad.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

Europa ha fijado importantes objetivos para el futuro, y España juega un papel fundamental al ser uno de los principales fabricantes a nivel mundial.