Integración socio-laboral a través de los Centros Especiales de Empleo

  • Ilunion y Bosch colaboran desde años incorporando personas con discapacidad en sus centros de producción.
  • Un ejemplo más del compromiso de la industria de automoción con la sociedad.

La industria de automoción en España es clave para la economía y la sociedad de nuestro país, aportando más del 10% del PIB y siendo uno de los sectores más empleadores de la actividad económica española.

Concretamente, en 2021 el sector de los proveedores de automoción dio trabajo a un total de 326.600 personas de forma directa e indirecta. Los empleos directos se caracterizan por ser estables, de calidad y repartidos por toda la geografía española. 

Estos datos, incluso a pesar del contexto global convulso y de transformación que está atravesando el sector, son resultado del compromiso de la industria de automoción con la sociedad española, un compromiso compartido por las empresas que forman parte del sector y que se ve reflejado en proyectos como en el que lleva a cabo ILUNION desde sus Centros Especiales de Empleo.

Desde hace décadas, ILUNION Facility Services, socio colaborador de SERNAUTO, ofrece servicios auxiliares para empresas en procesos industriales y trabaja por la inclusión sociolaboral de personas con discapacidad y la contribución en la mejora de la competitividad de sus clientes mediante la integración de personas con discapacidad en el mercado de trabajo ordinario.

En particular, en el sector de automoción, ILUNION realiza formación previa, adapta el puesto de trabajo a las necesidades de cada empleado y lleva a cabo seguimiento de su desempeño para que personas con discapacidad puedan colaborar en la prestación de distintos servicios de embalaje, premontaje de componentes, logísticos, etc.

Robert Bosch, uno de los principales fabricantes de componentes de automoción del mundo, es una de las empresas de automoción con las que trabajan, integrando en sus líneas de producción a personas con discapacidad.

Desde uno de sus Centros Especiales de Empleo, varios empleados con discapacidad han querido compartir con nosotros cómo se sienten entre sus compañeros y responsables, cómo es su día a día, y cómo han cambiado sus vidas gracias al trabajo que desempeñan en Robert Bosch.

Trabajadores del CEE de ILUNION en Robert Bosch

Azucena del Pozo tiene 47 años y trabaja desde 2004 en ILUNION Facility Services para diferentes empresas. “En el año 2015 me dieron la oportunidad de trabajar en Robert Bosch, dándome previamente formación y teniendo un período de aprendizaje gracias a mis compañeros de trabajo y a mis responsables. Hay días que el trabajo es duro, imagino que como en todos lados, pero gracias a ILUNION y BOSCH, que me ayudan y me apoyan, se lleva bien y estoy muy contenta. Siempre me ha gustado la superación y el trabajo en equipo, y el estar trabajando en BOSCH me aporta experiencias enriquecedoras. Es un trabajo para el que, con mi capacidad, me permite desarrollar mis aptitudes. Nunca me he visto con limitación, al revés, me hacía superarme más cada día e intentar estar al máximo nivel. Cada problema que afronto lo veo como una barrera que siempre puedo superar. Lo aplico en mi día a día”, cuenta Azucena.

Por su parte, Luis Angel, de 45 años, entró a trabajar con ILUNION en el año 2000 y desde 2005 trabaja en Robert Bosch. “He de reconocer que al principio estaba nervioso porque era todo nuevo para mí y debido a mis capacidades, me costaba aprender, pero poco a poco fui cogiendo el tranquillo a todo y fui integrándome con mis compañeros y compañeras. Lo que más me gusta de mi puesto de trabajo en Robert Bosch es que aprendo cada día algo nuevo, algo que al principio me daba miedo y por trabajar aquí me ha quitado esa barrera de temor. Hay muy buen ambiente y me siento apreciado y querido. Noto que se valora mi trabajo”.

Martín Merino, de 46 años, sufre una discapacidad desde el nacimiento y comenzó a trabajar en ILUNION en el año 1999. “Llevo 23 años formando parte de esta gran casa y en Robert Bosch la friolera de 15 años. Muchas veces me han propuesto pasar a trabajar en empresa ordinaria, pero yo quiero quedarme en Robert Bosch. Estoy feliz tanto por las tareas que desempeño en el almacén, como los que realizo dentro de la fábrica y en la sala de muestras”, afirma Martín.

Por último, Joaquín Piris, el más joven de sus compañeros tanto por edad (39 años) como por tiempo en Robert Bosch (4 meses), comparte la gratitud que siente por la oportunidad que le han dado en este Centro Especial de Empleo. “Quiero aprovechar para agradecer lo que Bosch me ha ayudado estos meses. Tienen un gran equipo humano que nos echa un cable en todo lo que necesitamos. Quiero agradecer también el esfuerzo que hace ILUNION, la apuesta de futuro que hace con cada una de las personas trabajadoras. En ILUNION nunca hablamos de discapacidad sino de la capacidad que tenemos cada uno de nosotros para desempeñar un puesto de trabajo dentro de la sociedad. Voy a aprovechar al máximo esta oportunidad que me brindan ambas empresas. Tengo que reconocer que mi experiencia inicial en Robert Bosch era de muchos nervios, pero me decían en ILUNION que lo viera como signo de que estoy vivo y que estaba demostrando una actitud positiva y una predisposición para aprender. ¡Y qué razón tenían! Me gusta todo y me encanta aprender cada día”, concluye Joaquín.

Con estos testimonios se pone de manifiesto el compromiso social y las grandes oportunidades de desarrollo profesional que ofrece la industria de automoción española, consiguiendo que personas con discapacidad se sientan reconocidas, integradas y fortalecidas para superar las barreras y retos que se les presenten en el futuro.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

La garantía de los denominados vehículos “Km 0” genera controversia derivada del hecho de que los mismos en ocasiones se ofrecen en el mercado