La importancia de ver y que te vean durante la conducción

La iluminación de los vehículos es un aspecto fundamental en la conducción, sobre todo para la seguridad vial, tanto del propio vehículo y sus ocupantes, como para el resto de usuarios de las vías.

Entre los años 2017 y 2021, uno de cada tres accidentes de tráfico tuvo lugar por circunstancias de visibilidad limitada o por iluminación deficiente. Además, la mortalidad en este tipo de accidentes es más elevada que el resto. Por eso, a lo largo de la conducción es imprescindible que te vean, pero cobra el mismo peso la visibilidad.

Los distintos focos de luz que aporta el vehículo sumado a la iluminación de la vía, fomentan una conducción segura. La iluminación del vehículo se trata de un sistema de seguridad activa cuya principal función es ver, hacerse ver y comunicar determinadas maniobras del vehículo. Disponer de una adecuada iluminación en todos los faros y pilotos del vehículo es vital para circular de forma segura.

Desde 1970 ha evolucionado en gran manera los distintos tipos de iluminación posible en el vehículo, desde los halógenos, el xenón, la luz LED o incluso la láser, todas ellas con grandes avances. La calidad de estas lámparas es fundamental para garantizar el buen funcionamiento, que se traduce en seguridad vial.

Por el contrario, una mala iluminación del vehículo provoca, entre otros efectos, cansancio y fatiga, con la posible consecuencia de derivar en un siniestro de tráfico.

Segun el estudio “Efectos de la iluminación deficiente en la siniestralidad vial”, elaborado por Festvial y Lumileds, el 82% de los conductores españoles reconoce que a causa de una iluminación deficiente se vieron vistos en alguna situación de riesgo y el 10% afirma que por problemas de iluminación sufrieron un siniestro o un percance de tráfico, evidencia que la iluminación es un sistema de seguridad del vehículo de vital importancia, y que aún existe poca percepción del riesgo sobre las consecuencias que puede suponer que la iluminación no sea adecuada.

El mismo informe delata que uno de cada cuatro vehículos no pasa la ITV por problemas de iluminación y que en los últimos cinco años las deficiencias graves detectadas por este motivo han aumentado. De hecho, “Alumbrado y señalización” es la categoría sobre la que más deficiencias se detectan en las ITVs, tanto leves como graves.

De continuar con esta tendencia, Festvial y Lumileds aseguran que 6.000 personas perderán la vida en la próxima década en siniestros viales por una iluminación deficiente. Para evitar esta posibilidad, tanto los autores de la investigación insisten en la necesidad de formar y trasladar adecuadamente al conductor la importancia de las luces de su vehículo y en el fomento de tecnologías más seguras como las luces LED.

Compartir

Últimas entradas

Artículos relacionados

Te proporcionamos una visión del sector de los componentes de automoción durante la pandemia y cuáles son las previsiones de cara a 2021.