Coche eléctrico: ¿Oportunidad para nuestro país?

  • En España tenemos una fuerte industria desarrollada en torno al coche eléctrico, pero al igual que ocurre en Europa, la dependencia del mercado asiático en la extracción de litio y la fabricación de baterías es elevada.
  • Existen ambiciosos proyectos en España centrados en la extracción de litio y la fabricación de baterías. Si finalmente llegan a buen puerto, España se convertirá en un jugador clave en el plano europeo e internacional.

La movilidad está cambiando y, con ella, todo el sector automoción se encuentra inmerso en una profunda transformación. El coche eléctrico ya no es una cuestión de futuro, sino del presente, lo que abre la puerta a nuevos retos y oportunidades de negocio, especialmente en la fabricación de baterías. Al fin y al cabo, nuestro país ya es un referente internacional en la fabricación de vehículos eléctricos.

Es por todos conocido que España es un importante exportador de vehículos para el mercado europeo. En España podemos encontrar fábricas de coches de grandes fabricantes de automóviles como Renault, Mercedes-Benz, Ford, el Grupo Volkswagen o el Grupo Stellantis. Muchas de ellas fabrican coches eléctricos. Es más, el volumen de vehículos eléctricos que se fabrican a lo largo y ancho de nuestra geografía es cada vez mayor.

Sin embargo, nuestra industria, al igual que la europea, sigue teniendo una preocupante dependencia de Asia para la extracción de litio y el suministro de las celdas de batería que emplean este tipo de vehículos. España es una pieza clave en la industria del automóvil en Europa, pero las baterías son, por ahora, nuestro talón de Aquiles.

La gran pregunta es, ¿está todo perdido?

Fuerte industria del coche eléctrico en España

La movilidad cero emisiones y su cadena de valor juegan un papel clave cuando hablamos del futuro del automóvil: el vehículo eléctrico, conectado, compartido y autónomo. Como oportunidad, España cuenta actualmente con una potente industria basada en el coche eléctrico.

Veamos algunos ejemplos de los muchos que encontramos:

  • El Grupo Stellantis (Opel, Citroën, Peugeot o Fiat) fabrica siete modelos eléctricos puros en su fábrica de Vigo, uno en Madrid y otro en Figueruelas.
  • Mercedes-Benz produce furgonetas eléctricas en Vitoria.
  • Hay empresas como FICOSA, MONDRAGON, CIE o IADA que están fabricando componentes para las baterías:BMS, battery box, componentes de sistemas auxiliares (tapas, refrigeración, …).
  • Grupo Antolín y Gestamp apuestan por tecnologías de reducción de peso en los vehículos eléctricos y las cajas de sus baterías.
  • Grupo Irizar desarrolla tecnologías de vehículo eléctrico.
  • Torrot, Silence, Nuuk, VMS y Scoobic trabajan en el sector de las motocicletas, cliclomotores y vehículos de última milla eléctricos.
  • Circutor y Circontrol; Simon, Wallbox, Efibat, Orbis, Veltium, Ingeteam, Selba, ZIV, Ampere-Energy o Efacec desarrollan puntos de recarga y son referentes a nivel nacional e internacional.  con referentes en España como si miramos el mercado ibérico en su conjunto, todos ellos con prestigio y alcance internacional.
  • Fabricantes como Ormazábal producen bienes de equipo de media y alta tensión.
  • Firmas internacionales cuentan con plantas de producción en España, como Siemens, Schneider Electric, LEGRAND GROUP ESPAÑA, ABB, Efacec, Valeo o MAHLE, entre otros. Esto aporta valor añadido, competitividad y empleo a toda la cadena industrial.
  • En la industria de baterías de segunda vida tenemos startups como la navarra BeePlanet Factory.

Por otra parte, cabe destacar que SEAT, Volkswagen y Ford han anunciado su intención de producir coches eléctricos en sus plantas de Martorell, Navarra y Almussafes, respectivamente, a partir de 2025.

La asignatura pendiente: la fabricación de baterías

Vivimos en una época de gran incertidumbre y desajustes en la cadena de producción. Tras el COVID-19, la crisis de los semiconductores y la guerra en Ucrania, los costes del transporte, la extracción de litio y su utilización para la fabricación de celdas de baterías se han disparado. La globalización es, sin duda alguna, necesaria, pero reducir las dependencias del mercado asiático es imperativo si queremos convertir nuestra industria en un referente internacional del coche eléctrico.

Agentes públicos y privados están haciendo una fuerte inversión a través de los PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) para convertir nuestro país en uno de los mayores productores de baterías para coches eléctricos de Europa. Lo cierto es que a lo largo de los últimos años ha habido muchas propuestas en torno a la extracción de litio y la fabricación de baterías en España.

Sin embargo, no ha sido hasta hace apenas un año cuando estos proyectos han ido tomando forma.

Prometedores proyectos en la producción de baterías

Uno de los proyectos más avanzados es el de la empresa Lithium Iberia. La compañía prevé obtener el permiso de explotación de la mina de litio de Las Navas (Cañaveral, Cáceres) a finales de 2022. El objetivo es que la mina esté en funcionamiento a principios de 2025.

Si no hay obstáculos al ambicioso proyecto ambiental presentado, se convertiría en la primera mina de litio de la Unión Europea por producción y tamaño. Lithium Iberia nos habla de una inversión de más de 340 millones de euros y la creación de más de 430 puestos de trabajo directos en la mina y en la planta de beneficio del mineral. A ello habríamos de sumar los más de 1.200 empleos indirectos que generará el proyecto.

De otra parte, la compañía Phi4Tech está inmersa en la creación de una fábrica de celdas de batería de litio en Badajoz. Si todo va según lo previsto, las obras arrancarán en marzo de 2023. La intención es finalizar esta planta de supercondensadores de almacenamiento energético en diciembre de 2023, con una producción de 600.000 unidades al año. Esto la convertirá en una de las instalaciones de este tipo más importantes de Europa.

Phi4Tech trabaja a su vez en el proyecto de la mina de níquel de Aguablanca (Monesterio). Según afirma la compañía, la mina está lista para reabrir de forma inmediata con la previsión de 350 empleos. A estos proyectos hemos de añadir los centros de ensamblaje de baterías para coches eléctricos de los fabricantes de automóviles.

Además, hay otros proyectos en marcha, como la propuesta de explotación subterránea de New Energies en Cáceres; la propuesta para construir una gigafactoría de baterías a cargo de Envision en Navalmoral de la Mata; el proyecto de Volkswagen para levantar una gigafactoría en Sagunto (Valencia); o la posible implantación de una planta de baterías InoBat en Valladolid.

Si todos estos proyectos culminan su éxito, España completará el eslabón que falta en esta “batalla verde”: la extracción de litio y la producción de baterías para coche eléctrico. Todo ello hará aún más fuerte nuestra ya sólida industria del automóvil, tanto en el plano europeo como internacional.

Extremadura aúna los principales proyectos para la extracción de litio y la producción de baterías para coche eléctrico en España

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Últimas entradas

Artículos relacionados

El sector del automóvil reclama profesionales en FP de Automoción mejor formados, con amplios conocimientos técnicos y gran capacidad de adaptación frente a la